Flores comestibles

Estamos acostumbrados a tener flores como decoración, usarlas como regalo, llevarlas a nuestros seres queridos… pero cada día es más común verlas incluidas en nuestros platos, sobre todo en los de alta cocina y la pastelería. ¿Quieres saber cuáles son las flores comestibles? Aunque no lo creamos comemos más de las que pensamos, porque el brócoli o la coliflor, por ejemplo, son básicamente flores. A continuación te dejamos algunas, ¿quién sabe si no te inspira a crear nuevas recetas en tu hogar? ¡Toma nota!:

La flor de la albahaca, que puede ser blanca o morada, tiene un sabor parecido al de la planta pero algo más suave. Queda perfecta en ensaladas frescas de verano gracias a su sabor y su aroma.

De la amapola se aprovecha tanto las semillas como los pétalos, aunque con estas últimas hay que tener cuidado pues si se consumen después de haberse formado el capullo interior pueden tener cierta toxicidad. Las semillas se usan en postres, bizcochos, panes y ensaladas frutales. Los pétalos se consumen en ensaladas, dándole un toque de color espectacular, además de para aromatizar aceites o vino.

amapola

La flor del azahar es una de las más conocidas y usadas, de hecho existen infinidad de recetas para incorporarlas a platos y postre. Es la perfecta compañera de helados cítricos, de cereza o incluso refrescos de almendras.

La borraja es una flor azulada que se usa principalmente para aromatizar bebidas y cócteles, su sabor es muy parecido al del pepino y combina perfectamente con tónicas y ginebras. También se puede añadir en ensaladas, yogures, postres… ¡combina a tu gusto!

La flor de la cebolla y el cebollino son comestibles, pero tienen un sabor mucho más suave que las hortalizas de las que proceden. Es muy utilizada debido a la versatilidad que ofrece. Ensaladas, carnes, pescados, pastas, pizzas… su ligero sabor la hace un acompañante perfecto. También es utilizada para aromatizar vinagres y darle un toquecito de picante.

97

La flor de eneldo sabe igual que la planta. Se usa principalmente en platos de marisco, pescado, sopas y salsas.

La flor de lavanda, además de decorar con su color, posee un sabor picante suave que marida genial con pollo, cremas, ensaladas y carnes de caza, así como con helados y dulces.

Sunset over a violet lavender field in Provence,Hokkaido

La flor del hinojo y flores del trébol limonero dan un toque cítrico y ácido a cualquier plato. Perfectas con marisco y moluscos ya que su sabor recuerda al limón.

Pensamiento es una de las flores comestibles más utilizadas, sobre todo en platos salados y de acompañamiento y decoración en tablas de quesos por su sabor agridulce. También se usa como adorno en repostería.

Las rosas, en todas sus variaciones de color, son dulces pero con ligero aire picantón. Se consumen frescas en helados, postres, vinagres, macedonias, mermeladas, cremas, carne estofadas, salsas… Otra opción es consumirlas escarchadas.

Las flores de Yuca tienen un cierto aroma a alcachofa, pero a su vez son muy dulces. Excelente en ensaladas por su textura crujiente no dejan indiferente a nadie que las prueba.

Como ves hay muchas flores que podemos incluir en nuestras recetas, y no sólo para decorarlas, si no para crear matices y sensaciones de sabor diferentes. Y tú ¿te atreves?

Deja un comentario

Tu correo no será público.