Decoración para iglesias en Córdoba

¿Te casas? ¿Ya tienes iglesia? ¿Eliges el encanto de Santa Marina o el embrujo de San Lorenzo? ¿Te casas en tu capilla de toda la vida o en una ermita de la provincia? Córdoba es lugar para bodas, de eso no cabe duda. Muchos de sus templos y zonas religiosas poseen la magia del tiempo antiguo, ese tacto que sólo poseen las piedras que han visto pasar muchos años. Si bien gran parte de las bodas por la Iglesia se realizan en edificios patrimoniales, otras muchas se hacen en iglesias de corte más moderno. Y todas ellas tienen algo en común cuando se celebra una boda en ellas: unas flores que recuerden a los novios e invitados que ese día es alegría, que ese día es de los novios porque se celebra una unión por amor.

En este sentido, en Andaluflor queremos captar y transmitir mensajes de felicidad a través de las flores para enlace. Por eso somos especialistas en decoración para iglesias en Córdoba. Muchas parejas ya han confiado en nosotros para darle toques florales a los templos donde se han casado. Así por ejemplo, realizamos preciosas combinaciones de hortensias azules y verdes en la capilla de Santa Victoria, en el centro de la ciudad. Cestas con estas flores daban la bienvenida a los invitados en la puerta y los acompañaban en la iglesia hasta el altar, donde las hortensias presidían la ceremonia. San Pablo o la Iglesia de la Compañía también se han embellecido con nuestros adornos florales. Por algo llevamos 20 años como especialistas en decoración integral de eventos, incluida la decoración para iglesias en Córdoba, y otros lugares de celebración como jardines o salones.

Desde nuestra floristería en Córdoba, repasamos algunas flores muy populares en los últimos años para decoración para iglesias:

  • Margaritas: La flor del campo más popular también tiene presencia en las bodas más modernas. En ramos de novia aporta inocencia. Aunque parezca una flor relacionada con la candidez, sobre una copa de las que proporcionamos en Andaluflor la margarita aporta elegancia, más si la combinamos con la famosa Paniculata.
  • Brezo: Se parece a la lavanda, pero en color rosado o anaranjado. Muy presente en cualquier estilo de boda, queda estupendo como centro de mesa en el altar, en forma de ramillete en los bancos de la iglesia o colocado en cestas de mimbre en la entrada.
  • Clavel: Es una flor sencilla pero de intenso olor. Cada vez es más frecuente ver iglesias y lugares de celebración decorados con claveles de múltiples colores. Sola o mezclada con otras flores –como la mimosa-, da un toque de elegancia sencilla.
  • Rosas: En forma de ramo de novia o en centro de mesa, las rosas son habituales en bodas y celebraciones. No son los pocas las parejas de novios que eligen ramilletes de flores hechos con rosas y hojas naturales para decorar las bancadas de la iglesia, el altar y hasta el pasillo. Las más elegidas son en color blanco porque representan la pureza y la autenticidad de la mujer. Los más atrevidos eligen colores como el rosa pastel o el salmón, y en casos excepciones, rosas rojas. Las flores de esa tonalidad quedan muy bien en iglesias vanguardistas, de diseño moderno y corte funcional. Sin embargo, en iglesias centenarias luce mejor un bouquet de rosas blancas o rosa pálido que en rojo intenso.

Deja un comentario

Tu correo no será público.